34MDQFilmFest: 'Jojo Rabbit'




Al dedicarle un tratamiento cómico a la Segunda Guerra Mundial y el nazismo, Taika Waititi parece afirmar su fe en el poder de la comedia para atacar los temas más serios
Ficha Técnica

Estreno: 8 de Septiembre de 2019
Genero: Satira
Direccion:Taika Waititi
Guionista: Taika Waititi
Protagonista: Roman Griffin Davis, Thomasin McKenzie, Taika Waititi, Rebel Wilson, Sam Rockwell, Scarlett Johansson



Sinopsis

Esta es la historia de un chico con aspiraciones a soldado nazi, que tiene como amigo imaginario a Adolf Hitler –interpretado por el propio realizador–, y descubre que su mamá está escondiendo a una chica judía en su casa. La impactante secuencia de títulos inicial, que hace un paralelo entre el fanatismo nazi y la fiebre beatle, musicalizada con la versión en alemán del hit “I Want to Hold Your Hand”, invita a leer lo que sigue a continuación no solo como una fábula sobre un tiempo pasado sino también como una advertencia sobre la siniestra vigencia en el siglo XXI de la violencia, la xenofobia y los prejuicios.

Critica

Taika plasma a manera de sátira la problemática de un joven niño de 10 años, Jojo Betzler que creció bajo el régimen nazi y no conoce otra forma de vida que no es la de querer complacer a Hitler, tanto así que lo tiene como amigo imaginario. Una montaña rusa de emociones, humor negro y cruda realidad.

El director hace del pequeño Jojo, un chico criado por la propaganda fascista, tan inocente que todavía no aprendió a atarse los cordones, y lo desconstruye cuando la mentira en la que vive comienza a desmoronarse.

Ayudándo al pequeño en su vida diaria y en aprender a atarse los cordones, esta su madre, interpretada por Scarlett Johansson. Y por supuesto, la chica judía que se esconde en la pared de la casa, Elsa (Thomasin McKensie), quien no tan gentilmente desafía las nociones que Jojo había construido para su corta vida. "Tu no eres Nazi, Jojo," le dice ella, "Eres un niño de 10 años que le gusta vestirse con uniformes raros y quiere ser parte de un Club."

Taika logra esa sensación de ligereza en la comedia, pero que acercándose al final, termina por derrumbarse con un golpe crudo de realidad, dejando al espectador desamparado y queriendo alojarse nuevamente en la risa que previamente había opacado el dolor de la historia misma. 


No hay comentarios:

Con la tecnología de Blogger.