Charmed


Phoebe Halliwell decide regresar a San Francisco y mudarse a la Mansion Halliwell junto a sus hermanas Prue y Piper, en su primer día de regreso descubre el libro muy particular, el Libro de las Sombras de la familia y se da cuenta del linaje mágico que poseen. Lo que no sabe es que ese libro no es un simple libro de historia familiar, sino que contiene los hechizos de todas las generaciones anteriores. Al leer la inscripción inicial (un hechizo) provoca la activación de los poderes sobrenaturales que ella y sus hermanas poseen dando comienzo a esta hermosa aventura de 8 mágicas temporadas.

Ficha técnica
Serie: Charmed
Estado: Concluida
Inicio: 7 de Octubre de 1998 – 21 de Mayo de 2006
Género: Sci-Fi
Creadores: Constance M. Burge
Personajes: Shannen Doherty, Holly Marie Combs, Alyssa Milano, Rose McGowan
Temporadas: 8 temporadas (178 episodios)

Las hermanas Halliwell se adentran en un mundo que no conocen, con poderes que no saben manejar y una alto de grado de “¿qué demonios está pasando?” lo que desata un sinfín de diferentes circunstancias, algunas graciosas, otras no tanto, en las que muchas veces ponen en peligro sus vida para salvar a los inocentes.

Prue (Shannen Doherty), la mayor, tiene el poder de telekinesis (la habilidad de mover objetos con su mente), y en la segunda temporada, desarrolla el poder de proyección astral. Piper (Holly Marie Combs), la hermana mediana, tiene el poder de "congelar" o "paralizar" a personas y objetos. Con el tiempo, desarrolla cierto control en su poder, llegando a congelar sólo a personas determinadas u objetos, o partes del cuerpo según desee. En la tercera temporada, sus poderes evolucionan notablemente, pudiendo también desintegrar fuerzas malignas u objetos al alzar sus manos. Phoebe (Alyssa Milano), la hermana menor, inicialmente posee el poder de premonición, permitiéndole recibir visiones del futuro y del pasado. Más tarde desarrolla el poder de levitación en la tercera temporada, y el de empatía en la sexta temporada, éste último permitiéndole sentir y adentrarse en las emociones ajenas y, en ocasiones, también en los poderes contrarios. De acuerdo con la mitología de la serie, los poderes de una bruja están unidos a sus emociones.

Las Halliwell descubren, después de las primeras temporadas, que tiene una hermanastra pequeña, Paige Matthews (Rose McGowan), que era la hija secreta de su madre bruja, Patty (Finola Hughes), y su luz blanca Sam Wilder (Scott Jaeck). Las habilidades mágicas de Paige representan su herencia dual como bruja y luz blanca; como Prue, posee una forma de telekinesis, pero ella debe verbalmente llamar a los objetos, que se teletransportan hacia el objetivo deseado rodeados de luces azules y blancas. De la misma manera que intenta controlar su dualidad ancestral, Paige aprende también cómo orbitarse a ella misma y a otros, así como a curar a otros con el toque de sus manos.
Su vida no es solitaria como la de otros héroes y heroínas, a diferencia de estos, las Halliwell tratan todo el tiempo de combinar sus vidas “normales,” con sus vidas mágicas. Las hermanas son personajes queribles, que te llegan automáticamente al corazón. Sus tareas diarias muchas veces se vuelven imposibles, porque no quieren renunciar a ser normales, y es esa lucha constante que cada una de ellas lleva, la que hace la serie aún más interesante. Los temas que se abordan son el eterno conflicto entre el bien y el mal, la dualidad del mismo, la tradición, la traición, la muerte, las responsabilidades, el respeto a los miembros de las comunidades mágicas y la familia en todo su esplendor, pasado, presente y futuro.
Una serie de culto, no una de las primeras en tratar el tema mágico, pero si definitivamente una de las más memorables. Si no viste Charmed, te recomiendo que le hagas un lugar en tu calendario seriefilo, y vas a ver que va a ocupar un lugar especial en tu corazón.

No hay comentarios